Hay vida después del ictus

Los momentos inmediatamente después de un ictus son los más importantes para las secuelas generales. Este periodo es el que determina si el paciente se recupera o no y en qué medida. Los programas de rehabilitación resultan muy útiles para enseñar a los pacientes cómo afrontar las actividades diarias y evitar un segundo ictus. 

¿Se recuperan las personas que han sufrido un ictus?

En la mayoría de los casos, las personas sí mejoran con el paso del tiempo. Con qué rapidez y en qué medida lo hacen no depende únicamente de la gravedad de la lesión cerebral, también juega un papel fundamental una rehabilitación efectiva.

¿En qué consiste la rehabilitación?

Los programas de rehabilitación para el ictus se estructuran con el fin de tratar de revertir algunos de sus efectos. También pueden ayudar a que las personas superen las secuelas físicas aprendiendo nuevas habilidades y técnicas de adaptación. Estos programas ayudan a los pacientes que han sufrido ictus a mejorar sus capacidades físicas, lo que a su vez contribuirá a mejorar su calidad de vida.

¿Cuándo empieza la rehabilitación?

Tan pronto como se estabilice el paciente que ha sufrido el ictus, se podrá considerar la terapia de rehabilitación.

¿Cuándo aparecen los primeros signos de mejoría?

A menudo, la mejoría se produce en los primeros meses tras el ictus. Posteriormente, con perseverancia, puede continuar a lo largo de los años siguientes.

¿En qué consiste la rehabilitación?

Los programas de rehabilitación se centran a menudo en la movilidad, la comunicación y las habilidades cognitivas y sociales. El objetivo final es aumentar la capacidad de realizar las actividades diarias de forma independiente.

¿Cómo puede prevenirse otro ictus?

Una de cada cuatro personas que sufren un ictus volverá a experimentar un ictus secundario o recurrente. 1 Por lo tanto, otro objetivo de los programas de rehabilitación es ayudar a las personas a introducir cambios en su estilo de vida para prevenir nuevos ictus. Efectivamente, algunos factores de riesgo del ictus pueden controlarse, tratarse o contrarrestarse. Entre ellos se incluyen:

    • Dejar de fumar.
    • Practicar actividades físicas con regularidad.
    • Mantener un peso saludable.
    • Seguir una dieta sana.
    • Someterse a chequeos médicos regulares y seguir las recomendaciones y prescripciones de su médico para garantizar los mejores cuidados tras un ictus.




 

Referencias bibliográficas:

American Heart Association. Let’s talk about Changes caused by Stroke. 2015.
American Heart Association. Let’s talk about Stroke and Rehabilitation. 2015.

Copyright © Stryker 2018
AP002299 v1.0